Me gusta leer ciencia ficción. He devorado sagas e historias sueltas y tengo el kindle a reventar. Pero, en este despertar feminista, un día me di cuenta de que no seguía a ninguna autora. Eran todo hombres. ¿Dónde estaban las escritoras de Ciencia Ficción? ¿Por qué no me había cruzado con ninguna? Así que me puse a rebuscar entre interminables listados de antologías y recopilaciones. Y acabé comprando un libro recopilatorio que parecía ser lo que andaba buscando: una recopilación de autoras que luego podría usar para seguir buscando más libros interesantes.

Finalmente la pila de libros por leer fue bajando y le tocó el turno. Ya ni me acordaba bien de por qué había escogido este libro, así que contrariamente a lo que suelo hacer, no me salté la introducción. En su lugar, decidí leer la opinión de esta editora y por qué había decidido recopilar estas historias en concreto. Y vaya si me sorprendí.

Alice Hastings Bradley aka James Tiptree Jr. aka Raccoona Sheldon

Lo primero que comenta la autora, Katheryn, es que no entiende por qué tanto revuelo. Ella misma es una reconocida editora y escritora de ciencia ficción, best-seller, premiada múltiples veces. Y conoce a muchas otras mujeres que escriben con igual o más éxito en la ciencia ficción. Así que no entendía por qué las nuevas generaciones de mujeres escritoras se le acercaban como si hubiera un problema de brecha de género. ¿Cómo iban a estar las escritoras de ciencia ficción discriminadas, si son premiadas una y otra vez en los premios Hugo? ¿Por qué nadie parece conocerlas, si son best-sellers? ¿Sería que estas escritoras noveles no se habían molestado en buscar? ¡Si uno de los clásicos de la ciencia ficción está escrito por una mujer! Con seudónimo, eso sí, pero mujer al fin y al cabo.

Tengo que reconocer que en las primeras páginas temía haberme equivocado de libro, si este era el enfoque de la autora. Me sentía igual de confusa que esas escritoras noveles a las que les costaba encontrar referentes. Y me sentía un poco atacada por la autora al considerar que el problema estaba en mi, que no había sabido buscar. Pero como después de todo era un libro recopilatorio que es lo que yo quería, decidí seguir leyendo a ver hasta qué punto podría llegar a entender su postura.

Así que empieza a investigar el por qué de esta confusión. Y descubre algo terrible a la vez que sutil. Es cierto que las mujeres están muy bien posicionadas en los premios de literatura de ciencia ficción. Es cierto que son autoras de best sellers que no tienen problema en vender. Pero a la hora de las recopilaciones y antologías, las mujeres desaparecían radicalmente. Desde que Asimov murió y dejó de recopilar a los premios Hugo en 1992, parecía que nadie se había molestado en incorporar a autoras. Incluso cuando eran mujeres editoras, parecía que preferían quedarse con las historias masculinas.

¡La historia se estaba reescribiendo, dejando a las mujeres fuera!

Intentó localizar a editores de escritoras ya fallecidas y encontró que algunos se niegan a reeditar. A pesar de un éxito garantizado, parece que el interés y la inversión van a escritores masculinos. Se encontró también con mucha crítica en contra de escritoras porque, o bien no escriben como mujeres (como le dijeron a la misma Kathryn), o bien escriben demasiado desde el punto de vista femenino (como preocuparse de qué pasa con la menstruación).

Así que no importa si las escritoras de ciencia ficción son galardonadas o si al ser publicadas son éxito de ventas. Al final la historia se reescribe y acaban siendo ninguneadas.

Con la consecuencia directa de que, gente que no conoce de primera mano a estas autoras (porque no seguimos los premios Hugo, porque no leemos las revistas especializadas) y somos simplemente lectores ávidos, ni siquiera tenemos acceso a estas escritoras.

¿Dónde están las mujeres de la Ciencia Ficción?
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *